Reentrenamiento

“Un movimiento óptimo es difícil si la alineación es incorrecta”
 

El Control Motor o Reentrenamiento Neuromuscular es, para mí, una parte muy importante en todo éste camino de terapia y de mejorar la calidad de vida de la gente. Son técnicas muy minuciosas y específicas. Si a eso le unimos la constancia de realizarlo durante los días necesarios obtendremos unos resultados que nos transformarán.

 

VER VÍDEO
control-motor-cuello
En este video veremos cómo realizar un entrenamiento de movilidad para la musculatura profunda flexora del cuello y cómo evitar los principales errores.

Para comprender, mejorar y elaborar un diagnóstico preciso de las diferentes patologías  es importante conocer los diferentes estudios y avances sobre la biomecánica del cuerpo. Un patrón alterado de movimiento necesita un trabajo preciso de reentrenamiento. La especificidad en el diagnóstico y la elección correcta de los ejercicios contribuyen de manera sobresaliente a la mejoría de las diferentes patologías del cuerpo.

El Reentrenamiento Neuromuscular consiste en eliminar patrones de movimiento inadecuados que vamos adquiriendo a lo largo del tiempo. Esos movimientos incorrectos acaban provocando lesiones. Y en varias ocasiones nos recuperamos de una lesión pero al poco tiempo volvemos a caer en ella.

El Reentrenamiento evita ésto mediante una serie de ejercicios de intensidad leve y varias repeticiones.  Conseguiremos 2 cosas importantes:

1) La activación de musculatura débil,  es decir, musculatura que debería participar en un movimiento y ha dejado de hacerlo. Hay que localizarla y hay que evitar que otros músculos que participan “demasiado” en el movimiento dejen de hacerlo

2) Cambio en el orden de activación de los músculos implicados. En ocasiones los músculos que realizan un movimiento son los correctos, pero no el orden en el que lo hacen. Es necesario ESTABILIZAR una articulación unos segundos antes de realizar un MOVIMIENTO. La musculatura profunda (que suele estar más dormida) es la encargada de ello. De esta manera vamos a prevenir muchas lesiones.

3) Conexión neuro-muscular. Permite que la conexión neuromuscular sea más constante, que seamos capaces de mantener una buena postura sin tener que estar pensando en ello continuamente.

Conociendo los cambios provocados por las actividades diarias en los patrones y tejidos de movimiento se puede establecer un programa de recuperación eficiente. Cada articulación se manifiesta vulnerable en una determinada dirección del movimiento, lo cual se traduce en el eslabón débil y, con gran frecuencia, en la zona de asiento del dolor.

El control del movimiento resulta imprescindible para evitar recidivas.