• Cuando se utilizan tacones reducimos el movimiento que existe entre los diferentes huesos del pie al caminar. Por ejemplo: Una ligera pronación es necesaria para amortiguar el apoyo. Con los tacones bloqueamos este movimiento, aumentamos excesivamente la presión sobre el antepié y acortamos de forma contínua las fibras musculares del gemelo, sóleo y otros músculos que pueden sufrir sobrecargas.

    peso repartido en pie

    Un mal apoyo del pie puede causar lesiones ascendentes en nuestro cuerpo. Al caminar se transfieren fuerzas entre la columna y los pies y si la alineación de los miembros inferiores no es correcta podemos provocar un cambio en la curvatura lumbar. Si esto persiste en el tiempo también podríamos llegar a observar cambios morfológicos, por ejemplo, en columna cervical o el cinturón escapular. Mediante la práctica de PILATES y el REENTRENAMIENTO de la musculatura que origina estos cambios, conseguimos cambiar los patrones de movimiento incorrectos.

    valgo varo para la web de Rodrigo Guadián Sevilla de Osteopatía y Pilates

     
    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian
     

     Si te ha gustado este artículo compártelo en:  

    Posted by admin @ 19:52

    Tags: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada