• 25 junio, 2016 /  General, Osteopatía

    Cuando se transfieren fuerzas a través de la columna en el sentido que marca la flecha debemos mantener una posición neutra para que el disco intervertebral pueda absorberlas. Si realizamos una inclinación o una flexión/extensión excesiva favorecemos que el disco no se comprima de forma homogénea, de tal manera que podríamos desarrollar posibles PROTUSIONES o HERNIAS. Insisto en que esto es así cuando se transfieren fuerzas a lo largo del eje longitudinal (como la propia gravedad si estamos de pie).
    Un ejemplo claro es la típica SENTADILLA. En este ejercicio se realiza una activación de la musculatura de las piernas mientras la columna mantiene sus curvas fisiológicas. Pero si la zona lumbar se arquea o flexiona excesivamente podríamos estar comprometiendo los discos intervertebrales de esta zona y esto se puede agravar si añadimos pesas.
    En las clases de Pilates y en el Reentrenamiento Motor se le presta mucha atención a la alineación de la columna y corregimos movimientos incorrectos o malas posturas de la vida diaria y de los deportes que practicamos. El Movimiento es la clave.

    46011_405317609534209_730790364_n

    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian
     

     Si te ha gustado este artículo compártelo en:

    Tags: , , , , ,

  • En la imagen podemos observar las diferencias musculares en una columna con escoliosis. Es importante diagnosticarla en edades tempranas ya que podemos evitar su progreso. El tratamiento manual ayudará al paciente a movilizar las articulaciones y los tejidos blandos. Pilates guiado por un buen profesional le permitirá al paciente activar músculos “olvidados” y estirar otros que están acortados. En este caso es muy útil practicar Pilates con fitball, roller o con el repertorio de máquinas que incluye ejercicios específicos enfocados a mejorar el movimiento y equilibrar la musculatura alterada por la escoliosis.

    escoliosis

    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian
     

     Si te ha gustado este artículo compártelo en:

    Tags: , , , , , , , , ,

  • El dolor cervical afecta al 70% de la población en algún momento de sus vidas y está situado inmediatamente después del dolor lumbar en costes anuales por compensación laboral. Los tomos 1 y 2 de La columna cervical de Torres Cueco nos ofrece un gran abanico de opciones en el diagnóstico y tratamiento de la columna cervical pero, como hicimos en la última reseña, antes de verlo detenidamente vamos a estudiar un poco más uno de ellos: el latigazo cervical o whiplash.

    A la consulta acuden muchas personas que han sufrido accidentes de tráfico durante los cuales su columna cervical ha sufrido excesivamente. Durante este gesto, determinada musculatura se distiende y se contrae bruscamente. Esto provoca un desequilibrio y es necesario un diagnóstico y un tratamiento adecuado. Pero también hay que tener en cuenta qué sucede a nivel articular. Tal y como expone el libro, es de vital importancia conocer el síndrome facetario cervical, el cual implica una disfunción de las articulaciones cigapofisarias.

    Imagen de las posibles lesiones en las articulaciones cigapofisarias tras un latigazo cervical.

    Imagen de las posibles lesiones en las articulaciones cigapofisarias tras un latigazo cervical del ibro La columna cervical. Síndromes clínicos y su tratamiento manipulativo. Figura 4-4. Pág.169

    La causa de dolor mas frecuente tras un latigazo cervical está relacionado con una lesión de estas articulaciones. Esto no quiere decir que no haya musculatura afectada. Hay que valorar cada caso pero es importante tener en mente a la hora del diagnóstico lo que pueden llegar a sufrir estas articulaciones.

     

    Las articulaciones facetarias más comúnmente afectadas son C4-C5,  C5-C6 Y C2-C3 – La mayoría de las lesiones detectadas a nivel de la cápsula articular, cartílago, o hueso son indetectables con métodos diagnósticos de imagen. Son muchos los casos de latigazo cervical que perduran en el tiempo. Un tiempo excesivo para una lesión solamente muscular.

    Movimientos de la columna cervical durante el whiplash del libro Lacolumna cervical. Síndromes clínicos y su tratamiento manipulativo- Figura 4-6. Pág 172

    Movimientos de la columna cervical durante el whiplash del libro Lacolumna cervical. Síndromes clínicos y su tratamiento manipulativo- Figura 4-6. Pág 172

     

    El movimiento que se sucede durante el latigazo cervical no comprende una simple flexoextensión de la columna cervical. Es algo más complejo. Incluye rectificación torácica y cervical, compresión vertical y curvas sigmoides.

    La deformación sigmoide que sufren los segmentos intermedios produce un pellizcamiento de la cápsula y del cartílago articular. Del libro Lacolumna cervical. Síndromes clínicos y su tratamiento manipulativo. Figura 4-9. Pág 173

    La deformación sigmoide que sufren los segmentos intermedios produce un pellizcamiento de la cápsula y del cartílago articular. Del libro Lacolumna cervical. Síndromes clínicos y su tratamiento manipulativo. Figura 4-9. Pág 173

    La compresión vertical en la columna existe porque el conductor sufre un desplazamiento de todo su cuerpo hacia arriba provocado por el asiento. El desplazamiento hacia delante es evidente pero también existe este otro que provoca que sus vertebras impacten entre sí como si la columna fuese un acordeón. Ese impacto ocurre mientras la columna sufre una deformación sigmoide. Durante esta compresión vertical existe un excesivo contacto de las articulaciones cigapofisarias que realizan un movimiento de extensión no fisiológico.

    Estas articulaciones rotan alrededor de un eje tal y como observamos más abajo en la imagen (a) pero al elevarse la columna (compresión vertical), la articulación cigapofisaria sufre un impacto con su homónima de la vertebra inferior (b).

    eje rotacion extension whiplash

    Eje instantáneo de rotación en una extensión fisiológica y en un latigazo cervical. Del libro La columna cervical. Síndromes clínicos y su tratamiento manipulativo. Figura4-8. Pág 173

     

    Existen test que nos permiten diagnosticar si el paciente tiene un síndrome facetario y maniobras que facilitan una decoaptación de la articulación cigapofisaria. Es importante habilitar un espacio mayor entre esas vértebras para que los elementos que forman la articulación, como las estructuras meniscoides, vuelvan a su lugar.

     

    works.3649.cover.w_800.q_95.jpgEste es uno de los apartados que de forma mucho más extensa expone el libro La columna cervical. Tomo2 – Síndromes clínicos y su tratamiento manipulativo. En él encontramos una obra de consulta en la que podemos encontrar diagnósticos y tratamientos de los diferentes síndromes de la columna cervical. Es un libro extenso, estructurado y ordenado. Además de apartados como el del latigazo cervical que hemos mencionado en este post, cabe destacar capítulos como “Manipulación cervical y accidentes neurovasculares” y “Aproximación terapéutica al paciente con dolor cervical crónico”

    works.3677.cover.w_800.q_95.jpgSu predecesor es La columna cervical. Tomo1 – Evaluación clínica y aproximaciones terapéuticas. Contiene datos recientes y actualizados sobre anatomía clínica y biomecánica de la columna cervical, análisis de procedimientos para una correcta evaluación, descripción con detalle del síndrome miofascial, déficits de control neuromuscular, técnicas neurodinámicas y de movilización/manipulación articular. Su tamaño es manejable, tapas blandas y contiene gran cantidad de imágenes y fotos que facilitan su comprensión. El enfoque de la rehabilitación actual debería inspirarse más en obras como ésta.

    En definitiva, podemos decir que estos 2 tomos van a ayudar mucho a cualquier profesional que se dedica al tratamiento del dolor en la columna cervical. Y otra cosa a resaltar, su precio me parece muy asequible teniendo en cuenta la cantidad de herramientas que ofrece y la calidad de sus contenidos. Además,los interesados en adquirir la obra o cualquier otro libro, recordad que la editorial pone a disposición de los seguidores del blog el código BLOG10 con el cual se obtiene un 10% de descuento.

    La Editorial Médica Panamericana ha cedido a este blog las imágenes para su uso exclusivo en este artículo y  no pueden ser reproducidas por nadie sin permiso de la editorial.
    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian
     

     Si te ha gustado este artículo compártelo en:

    Tags: , , , , , , , , , ,

  • Una de las funciones del cuadrado lumbar es inclinar la columna o la pelvis hacía su mismo lado. En la imagen podemos observar cómo, al tener la pelvis fija, el cuadrado lumbar derecho se activa para inclinar homolateralmente la columna. Con ello facilitamos un estiramiento de las fibras verticales del cuadrado lumbar izquierdo. También podríamos incidir sobre las fibras oblicuas del mismo si le añadimos un componente de rotación. Para colocarnos en la posición de la imagen necesitamos una buena elasticidad en isquiotibiales y aductores pero también podemos realizar este ejercicio de pie si tenemos excesiva rigidez en esos grupos musculares. Aún así seguiríamos cumpliendo uno de los objetivos más importantes que,tiene este ejercicio a nivel vertebral: la DESCOMPRESION DE LAS APÓFISIS ARTICULARES del lado contrario. Con ello conseguimos mejor movilidad en los segmentos vertebrales.

    16.06 3

    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian
     

    Tags: , , , ,

  •  

    Varios factores como traumatismos, malas posturas, sedentarismo o los esfuerzos excesivos pueden provocar un patrón incorrecto de movimiento. Afortunadamente cada vez está más estudiado el movimiento óptimo de cada articulación y tenemos las herramientas necesarias para restablecerlo si lo perdemos. Un movimiento incorrecto repetido durante meses o años puede producir descompensaciones musculoesqueléticas que al principio pasarán inadvertidas pero más adelante cursarán con dolor ya que pueden desencadenar en patologías severas.

    imagen de excesiva flexión lumbar para la web de Rodrigo Guadián sobre Osteopatía y Pilates en Alcalá de Henares

    Excesiva flexión lumbar en sedestación

    Por ejemplo, si en vez de sentarnos con la espalda recta lo hacemos como vemos en la imagen, la zona lumbar se flexiona excesivamente y la musculatura posterior que nos mantiene erguidos se acostumbra a estar alargada. Esa musculatura va a perder la capacidad de contraerse cuando, por ejemplo, levantemos un peso. Si las vértebras lumbares se flexionan demasiado abrirán el espacio posterior hacia donde tiende a emigrar el núcleo del disco. Esto puede desencadenar en una protusión del disco intervertebral o peor, en una hernia.

     

    Si tenemos una zona hipermóvil, como en este caso la región lumbar, lo más normal es que compensemos con rigidez en otra, como puede ser  la dorsal. Las vertebras dorsales van a perder movilidad y podemos decir que tienen un bloqueo. En este caso, debemos relajar la zona dorsal y reentrenar la musculatura lumbar para conseguir un movimiento óptimo que evite problemas como los anteriormente mencionados.

    El bloqueo en la zona dorsal va unido a que la musculatura se mantiene excesivamente acortada e impide el movimiento. Para reducir este bloqueo es de gran utilidad la terapia manual (osteopatía, masaje, etc..). Y para que esta musculatura sepa activarse también cuando está alargada(trabajo excéntrico o extensibilidad) necesitaremos un trabajo específico de reentrenamiento motor de la zona lumbar en la posición neutra de la que habla Pilates. Éste será más efectivo después de la terapia manual. El cambio de posición en la silla es muy importante ya que si no lo llevamos a cabo estaremos perdiendo el tiempo con el reentrenamiento. En resumen, se trata de fortalecer lo débil y estirar la musculatura acortada. En la mayoría de los casos es un trabajo muy localizado de determinada musculatura y es necesario que durante las primeras semanas realicemos los ejercicios individualmente mediante la supervisión de un buen especialista del movimiento.

    imagen de esqueletoHablamos de una articulación hipermóvil cuando supera los movimientos fisiológicos normales y de una articulación rígida cuando no los alcanza. En la rigidez, además de la musculatura, influyen otros factores como fascias, cápsulas articulares, ligamentos o inervación. Cuanto más rígida es una zona, más hipermóvil se vuelve la adyacente. Hoy en día es muy común que primero se origine la rigidez(debido en gran parte al sedentarismo) y como consecuencia se cree una zona con excesivo movimiento. Si no tengo un movimiento completo en una parte del cuerpo, lo sacaré de otra. Como dice Sahrmann: “El cuerpo sigue el camino de la mínima resitencia”.

    Otro ejemplo claro lo podemos encontrar en las personas que mantienen los hombros elevados. Éstas personas tienen muy débiles los músculos que descienden las escápulas (fibras inferiores de trapecio). La musculatura que los sube(angular del omóplato y fibras superiores de trapecio) es demasiado corta y mantiene una elongación constante de las fibras inferiores. Cada vez que esta persona eleve los brazos o coja pesos por encima de su cabeza va a subir los hombros excesivamente ya que su cuerpo “sigue el camino de la mínima resistencia”.

    Si no se equilibra el balance tensión/extensibilidad de esta musculatura escapular, posiblemente aparezca dolor cervical, cefaleas o descompensaciones secundarias en miembro superior. En general, si no hacemos esto entre la musculatura que realiza un movimiento y la que lo frena (agonista y antagonista) aumentaremos la aparición de patologías musculoesqueléticas, vasculares y nerviosas.

    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    Alcalá de Henares
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian

     

    Si te ha gustado este artículo compártelo en:

    Tags: , , , , , , , , , ,