• 13 abril, 2015 /  General, Osteopatía

    Tenía muchas ganas de tener entre mis manos el libro: Sistema Fascial. Anatomía, valoración y tratamiento. Vamos a adentrarnos en él y a conocerlo un poco más. Merece la pena.

    Quizás la fascia es un concepto que no se ha tenido tanto en cuenta como los músculos o los huesos a la hora de diagnosticar y realizar un tratamiento que mejore o prevenga lesiones, disfunciones del movimiento y otras anomalías del sitema digestivo, respiratorio, etc. Este libro nos ofrece conceptos claros acerca del sistema fascial, muy bien explicados y con transparencia en la exposición de las valoraciones.

    sistema fascial, anatomia, valoracion y tratamientoEste manual está compuesto por 241 páginas cubiertas por tapas blandas. Si en cualquier obra que se hable de anatomía, las imágenes van a tener una gran importancia, en ésta mucho más. La compilación de imágenes de disección reunidas tienen una gran calidad, la definición de las estructuras y la limpieza y cuidado que se ha tenido a la hora de plasmar la imagen. Todas ellas forman una completa guía de estructuras fasciales. Dejemos claro que las fotografías están hechas a color. Así, el contraste que ofrecen nos permite diferenciar muy rápidamente las estructuras. Todas y cada una de las fotos vienen acompañadas de una leyenda explicativa.

    El libro ofrece al profesional una visión integral del cuerpo con sus múltiples interacciones entre estructuras esqueléticas, viscerales y neuromeníngeas. El tejido conjuntivo las úne a todas ellas. La globalidad es un concepto presente en toda la obra. Los capítulos del libro ofrecen los siguientes contenidos:

    • Capítulo 1. Bases científicas de la transmisión de señales en el tejido conjuntivo. Presentación de test y descripción de las principales técnicas de tratamiento fascial.
    • Capítulo 2. Estructuras fasciales de cabeza, cuello y tronco. Aquí se ofrece un amplio apartado dedicado a la articulación temporomandibular. A resaltar las fotos con primeros planos de cada uno de los músculos de la articulación. El detalle es excelente.
    • Capítulo 3. Estructuras fasciales de las extremidades. Incluye técnicas para el tratamiento de las lesiones articulares, tendinosas y ligamentosas.
    • Capítulo 4 y 5. Sistema fascial en tórax y abdomen.
    • Capítulo 6. Meninges. Terapia craneosacra. Normalización de tensiones neuromeníngeas.
    • Capítulo 7. Diafragma desde un punto de vista osteopático.

    Todos los capítulos incluyen la descripción de maniobras de valoración y tratamiento fascial. En esta obra se han reunido una gran cantidad de ellas que abordan el sitema fascial desde diferentes puntos de vista: el tratamiento de la estructura miofascial, las técnicas clásicas de abordaje visceral y neuromeningeo o la localización y tratamiento de puntos gatillo miofasciales. Este libro nos permitirá adentrarnos en un nuevo concepto. Antes la fascia era una estructura que simplemente recubría los músculos. Ahora podemos hablar del Sistema Fascial como un complejo que recubre, conecta, sujeta, se adapta a las fuerzas mecánicas, participa en la transimisión del movimiento o asegura la vascularización e inervación.

    Para los interesados en adquirir éste u otros libros de la editorial, podéis utilizar el código BLOG10  y obtener un 10% de descuento.

    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian
     

     Si te ha gustado este artículo compártelo en:

    Tags: , , , , , , , ,

  • 2 marzo, 2015 /  General, Osteopatía

    Gracias a la editorial Panamericana, abrimos esta nueva sección donde veremos algunos libros muy interesantes, los analizaremos, y presentaremos sus pros y sus contras.

    En primer lugar, quiero comentaros mis impresiones acerca de la obra Fundamentos de Medicina Osteopática de la American Osteopathic Association.

    Ésta es una segunda edición más organizada que la primera: se han añadido 16 capítulos nuevos, se han sustituido apartados poco relevantes y se han agrupado otros facilitando la información, lo cual es de agradecer ya que es una obra extensa. También facilita un mayor enlace entre conocimientos teóricos y prácticos. Los dibujos y fotos son perfectamente aclaratorios, lo cual ayuda mucho en la parte más práctica del libro.

    imagen del libro fundamentos de medicina osteopática para la web de Rodrigo Guadián sobre Osteopatía y Pilates en Alcalá de Henares

    Si bien es cierto que ofrece contenidos necesarios para el estudiante, Fundamentos de Medicina Osteopática es una obra destinada principalmente a osteópatas, fisioterapeutas, profesionales de la salud y especialistas en el tratamiento manual. No obstante, quiero resaltar algunos de esos contenidos que me hubiese gustado conocer más a fondo en mis primeros años de estudio:

    • Reglas de anatomía. En este capítulo se ofrece una estupenda guía para entender y relacionar  la anatomía con la práctica osteopática.
    •  Examen diagnóstico: Introducción. Este capítulo muestra con rigurosidad cómo debe ser el examen osteopático y profundiza en la disfunción y su relación con la estructura, fisiología y manipulación.
    •  Habilidades palpatorias y ejercicios para desarrollar el sentido del tacto. “Ser eficiente y exacto con la palpación es una ventaja para cualquier médico, sea cual fuere su especialidad”.

    Los profesionales de la salud comprobarán que casi la mitad del libro está destinado a consideraciones osteopáticas en el diagnóstico palpatorio y en el tratamiento de la manipulación. Todas las técnicas que se describen están perfectamente ordenadas para que podamos consultar fácilmente las que más nos interesen. En cada una de las técnicas se especifica el diagnóstico, objetivo, posición del paciente y procedimiento.

    El libro ofrece una visión de la osteopatía en diferentes ámbitos como la medicina de familia, medicina interna general o pediatría general. Este tipo de capítulos no los vamos a encontrar en cualquier obra.

    Cabe resaltar el glosario de terminología osteopática totalmente actualizado por el Consejo Educacional de Principios Osteopáticos, en el cual se incluyen gran cantidad de imágenes y dibujos. También sucede así en los apartados referentes a la ejecución de la práctica y maniobras y a la liberación neuromusculoesquelética integrada y liberación miofascial. Estas imágenes son muy especificas y las fotografías vienen con mucho detalle facilitando al lector la comprensión del movimiento dentro de la terapia.

    En resumen, tenemos en nuestras manos una magnífica obra sobre  la osteopatía aplicada en diferentes ámbitos y con una argumentación abundante y precisa en cada uno de los apartados.  Imprescindible libro para profesionales relacionados con el mundo de la osteopatía y terapia manual que quieran ampliar sus conocimientos.

    Para los interesados en adquirir éste u otros libros de la editorial, podéis utilizar el código BLOG10  y obtener un 10% de descuento.

    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian

     

    Si te ha gustado este artículo compártelo en:

    Tags: ,

  •  

    Varios factores como traumatismos, malas posturas, sedentarismo o los esfuerzos excesivos pueden provocar un patrón incorrecto de movimiento. Afortunadamente cada vez está más estudiado el movimiento óptimo de cada articulación y tenemos las herramientas necesarias para restablecerlo si lo perdemos. Un movimiento incorrecto repetido durante meses o años puede producir descompensaciones musculoesqueléticas que al principio pasarán inadvertidas pero más adelante cursarán con dolor ya que pueden desencadenar en patologías severas.

    imagen de excesiva flexión lumbar para la web de Rodrigo Guadián sobre Osteopatía y Pilates en Alcalá de Henares

    Excesiva flexión lumbar en sedestación

    Por ejemplo, si en vez de sentarnos con la espalda recta lo hacemos como vemos en la imagen, la zona lumbar se flexiona excesivamente y la musculatura posterior que nos mantiene erguidos se acostumbra a estar alargada. Esa musculatura va a perder la capacidad de contraerse cuando, por ejemplo, levantemos un peso. Si las vértebras lumbares se flexionan demasiado abrirán el espacio posterior hacia donde tiende a emigrar el núcleo del disco. Esto puede desencadenar en una protusión del disco intervertebral o peor, en una hernia.

     

    Si tenemos una zona hipermóvil, como en este caso la región lumbar, lo más normal es que compensemos con rigidez en otra, como puede ser  la dorsal. Las vertebras dorsales van a perder movilidad y podemos decir que tienen un bloqueo. En este caso, debemos relajar la zona dorsal y reentrenar la musculatura lumbar para conseguir un movimiento óptimo que evite problemas como los anteriormente mencionados.

    El bloqueo en la zona dorsal va unido a que la musculatura se mantiene excesivamente acortada e impide el movimiento. Para reducir este bloqueo es de gran utilidad la terapia manual (osteopatía, masaje, etc..). Y para que esta musculatura sepa activarse también cuando está alargada(trabajo excéntrico o extensibilidad) necesitaremos un trabajo específico de reentrenamiento motor de la zona lumbar en la posición neutra de la que habla Pilates. Éste será más efectivo después de la terapia manual. El cambio de posición en la silla es muy importante ya que si no lo llevamos a cabo estaremos perdiendo el tiempo con el reentrenamiento. En resumen, se trata de fortalecer lo débil y estirar la musculatura acortada. En la mayoría de los casos es un trabajo muy localizado de determinada musculatura y es necesario que durante las primeras semanas realicemos los ejercicios individualmente mediante la supervisión de un buen especialista del movimiento.

    imagen de esqueletoHablamos de una articulación hipermóvil cuando supera los movimientos fisiológicos normales y de una articulación rígida cuando no los alcanza. En la rigidez, además de la musculatura, influyen otros factores como fascias, cápsulas articulares, ligamentos o inervación. Cuanto más rígida es una zona, más hipermóvil se vuelve la adyacente. Hoy en día es muy común que primero se origine la rigidez(debido en gran parte al sedentarismo) y como consecuencia se cree una zona con excesivo movimiento. Si no tengo un movimiento completo en una parte del cuerpo, lo sacaré de otra. Como dice Sahrmann: “El cuerpo sigue el camino de la mínima resitencia”.

    Otro ejemplo claro lo podemos encontrar en las personas que mantienen los hombros elevados. Éstas personas tienen muy débiles los músculos que descienden las escápulas (fibras inferiores de trapecio). La musculatura que los sube(angular del omóplato y fibras superiores de trapecio) es demasiado corta y mantiene una elongación constante de las fibras inferiores. Cada vez que esta persona eleve los brazos o coja pesos por encima de su cabeza va a subir los hombros excesivamente ya que su cuerpo “sigue el camino de la mínima resistencia”.

    Si no se equilibra el balance tensión/extensibilidad de esta musculatura escapular, posiblemente aparezca dolor cervical, cefaleas o descompensaciones secundarias en miembro superior. En general, si no hacemos esto entre la musculatura que realiza un movimiento y la que lo frena (agonista y antagonista) aumentaremos la aparición de patologías musculoesqueléticas, vasculares y nerviosas.

    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    Alcalá de Henares
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian

     

    Si te ha gustado este artículo compártelo en:

    Tags: , , , , , , , , , ,

  • 20 abril, 2012 /  Análisis del movimiento, Osteopatía

    imagen de postura correcta para la web de Rodrigo Guadián sobre Osteopatía y Pilates en Alcalá de HenaresHoy en día son muchas las personas que trabajan o realizan actividades sentadas y una mala posición puede facilitar diferentes lesiones. La columna vertebral tiene diferentes curvas a lo largo de su recorrido.En la zona cervical y lumbar, al tener una forma cóncava, hablamos de lordosis y en la zona dorsal, al ser convexa, de cifosis. El respaldo de nuestro asiento debería tener unos apoyos que le permitan a la columna respetar sus curvas fisiológicas, ni aumentarlas ni disminuirlas. Y una ligera inclinación posterior evita que la gravedad  actúe directamente a través del eje longitudinal de la columna y disminuye la presión que se ejerce sobre los discos. Al tener esta inclinación disminuimos la intensidad de trabajo de la musculatura erectora y una mayor facilidad para mantener la columna en una posición estable durante todo el tiempo que necesitemos estar sentados.

    imagen columna al sentarnos
    Cambios de presión sobre la columna lumbar en distintas posturas de sedestación (Diagnóstico y Tratamiento de las alteraciones del movimiento, Shirley A. Sahrmann)

    En la imagen superior podemos observar diferentes posturas de la columna al sentarnos:

    En la imágen A, la presión discal es máxima ya que el respaldo está a 90 grados. El peso recae sobre las últimas lumbares. A medida que bajamos desde las cervicales hacia el sacro, cada vértebra soporta más peso que la anterior.

    En B, tenemos el soporte lumbar que evita la flexión lumbar excesiva pero mantenemos 90 grados. Es mejor que A pero no es suficiente.

    En C, tenemos inclinación pero falta apoyo en zona lumbar.

    La imagen D es la ideal ya que tiene el respaldo inclinado 110 grados y un apoyo lumbar.  Así las curvas se mantienen y la presión discal es mínima.

    Y en E, el apoyo colocado en la zona dorsal alta facilita una flexión lumbar excesiva aumentando así la presión discal en esta zona.

    Por supuesto, todas estas observaciones no se pueden aplicar siempre pero cuando tengamos posibilidades de regular nuestro asiento, hagámoslo! Nuestros músculos nos lo agradecerán.

    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    Alcalá de Henares
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian

     

    Si te ha gustado este artículo compártelo en:

    Tags: , , , , , ,

  • 8 abril, 2012 /  Osteopatía, Pilates

    Esta primera entrada me gustaría dedicarla a una parte del cuerpo tan importante como es la columna vertebral. En general la sometemos a grandes esfuerzos o posiciones muy prolongadas. La evolución a lo largo de los años ha facilitado que varios tejidos como ligamentos, músculos o los propios discos intervertebrales se adapten adquiriendo la fuerza y elasticidad necesarias para que nuestra columna se mantenga erguida. Pero en un principio esto no era así. La columna no fue diseñada para mantener una posición vertical. De hecho podemos observar cómo los mamíferos mantienen su columna en un plano más horizontal, lo que disminuye el desgaste y proporciona mayor efectividad en sus movimientos. Por supuesto, en su columna la gravedad actúa de forma diferente, y por ello es importante que realicemos prácticas deportivas o ejercicios específicos en distintas posiciones, sobre todo en un plano horizontal.

    Lo que nos interesa es lo que podemos hacer para que la columna, y en general cualquier articulación del cuerpo, se mantenga “sana”. Para ello se debería mantener una correcta amplitud articular y que los músculos implicados se activen sin olvidarse de ningún “compañero”, es decir, si tengo 5 músculos que realizan una acción debo intentar que sea así y no que se activen sólo 2 de ellos. El desequilibrio en un mismo grupo muscular puede favorecer un patrón incorrecto de movimiento en esa articulación o en otra adyacente. Para combatir todo esto hoy en día, conocemos diferentes técnicas de movimiento que buscan la calidad antes que la cantidad. Estas disciplinas, afortunadamente, adquieren cada vez más importancia.

    posiciones de la columna vertebral para la web de Rodrigo Guadián sobre Osteopatía y Pilates en Alcalá de HenaresDebemos tener en cuenta que la columna está compuesta por 33 vertebras y muchas de ellas tienen una  gran movilidad entre sí. Si mantenemos una parte de nuestra columna en una mala posición, lo más normal es que compensemos este desequilibrio con otro segmento de la misma. Por ejemplo, podríamos acentuar la cifosis dorsal si tenemos una pronunciada lordosis lumbar. Esto es debido a que el cuerpo busca mantener el centro de gravedad y la alineación de la cabeza, ya que en ella reside el sentido del equilibrio, y además el cerebro mandará órdenes al cuerpo para mantener la alineación horizontal de la mirada.

    Una estructura extremadamente importante son los discos intervertebrales. Las malas posturas o los movimientos incorrectos pueden generar protusiones, hernias o acelerar la propia degeneración del disco. La función de éste es amortiguar y dar estabilidad a la columna. Está compuesto por un anillo fibroso y un núcleo en su interior que se puede desplazar en diferentes direcciones. En la imagen podemos observar cómo el núcleo puede forzar unas u otras zonas del anillo fibroso dependiendo de cómo se realicen los movimientos vertebrales.

     

    comportamiento discos para la web de Rodrigo Guadián sobre Osteopatía y Pilates en Alcalá de Henares

    Fuente: Cuadernos de fisiología articular. Tomo 3.

    Rodrigo Guadián
    Osteópata e Instructor de Pilates
    Alcalá de Henares
    info@rodrigoguadian.com
    @rodrigoguadian

     

    Si te ha gustado este artículo compártelo en:

    Tags: , , , , ,